I ♥ Sci fi

A propósito del post anterior, compile lo que considero son los mejores cortos de Sci fi que andan por ahí últimamente, enjoy!

Nota: True Skin es uno de los cortos de sci-fi mas geniales que he visto, podría decirse es un híbrido entre Blade Runner y District 9 o esa es la sensación que deja. Ojala su director, Stephan Zlotescu, considere convertirlo en un largometraje.

*Lucky Day Forever me dejó sin palabras, lo juro.

Nota: En cuanto a cortos se refiere, los de animación + sci-fi para mi son un must, y estos cuatro aunque bastante surreales/simbólicos, me impresionaron muchísimo, especialmente este ultimo, The Artic Circle.

Nota: Payload es la prueba de que no es necesario costear la producción de costosos efectos especiales para recrear una buena historia de sci-fi, definitivamente es un must watch.

Nota: Sight me resulto bastante bueno, es sobre como la tecnología afectara nuestra vida cotidiana en el futuro.

Nota: Grounded me dejo con un millón de interrogantes en la mente, es hermoso visualmente, pero aun sigo pensando en como interpretarlo.

And last but not least,  es Wong Kar Wai, no hace falta decir mas…

Anuncios

Los cortometrajes de Lynch

Aproximarse a los cortometrajes de Lynch es una manera más fácil de comprender la escencia y significado de la cinematografía lyncheana. Sus “short films” no son más que una ventana hacia sus pesadillas más viscerales, una entrada al mundo onírico desde el cual se han desprendido obras maestras como “Tercipelo azul”, “Carretera perdida” y “El hombre elefante” que no son más que eso, fragmentos tangibles de su psiquis.

Los primeros trabajos cortos muestran cómo el cine de Lynch paulatinamente se fue gestando,  a partir de The amputee, cortometraje con el que logró perfeccionar su estilo,  finalmente incursionó en la pantalla grande. Es decir, ver los cortometrajes de Lynch nos proporciona una especie de guía “for dummies” para posteriormente poder entender sus largometrajes. Luego de su último “largo”, Inland Empire, decidió retornar a sus inicios y continuar con algunos cortos que le permitirían seguir evolucionando sin abandonar la surrealidad que lo caracteriza.

Rabbits es un agregado, ya que no es un cortometraje sino una mini serie de 8 capítulos realizada en el año 2002, que  podría decirse está a la altura de cualquier largometraje que Lynch haya realizado. Con la participación de Naomi Watts, Rabbits no es más que una clara sátira ante el furor que causan los sitcoms estadounidenses, particularmente, en el continente americano. Bajo un discurso audiovisual, silencioso y netamente sarcástico, la historia se desarrolla en un escenario dónde el cinismo es el verdadero y quizàs único protagonista.